Motor (antes – no borrar)

a:7:{s:8:»location»;a:1:{i:0;a:1:{i:0;a:3:{s:5:»param»;s:9:»post_type»;s:8:»operator»;s:2:»==»;s:5:»value»;s:5:»motor»;}}}s:8:»position»;s:6:»normal»;s:5:»style»;s:8:»seamless»;s:15:»label_placement»;s:3:»top»;s:21:»instruction_placement»;s:5:»label»;s:14:»hide_on_screen»;s:0:»»;s:11:»description»;s:0:»»;}

¿Sale rentable hacer mantenimiento predictivo a motores eléctricos?

Esta pregunta suele ser la más habitual cuando un responsable de mantenimiento se plantea mejorar o implantar un sistema de inspección periódica a su parque de motores. Un sistema que implique una trazabilidad tanto de las intervenciones realizadas a los motores como un contraste y análisis de las variables críticas que se inspeccionan en cada motor. Un mantenimiento predictivo en definitiva.

Partimos del supuesto de empresas donde probablemente ya se lleva a cabo un mantenimiento preventivo con cierta frecuencia, es decir, ciertas intervenciones sobre el motor para evitar averías: cambios de rodamientos, limpiezas, cambio de escobillas y filtros de ventilador (en los motores de c.c.) etc. Así como un correctivo en los casos de avería. Hablamos en todo momento de motores en baja tensión y dentro del ámbito industrial.

Pero… ¿subir un escalón más y dedicar por tanto recursos a un mantenimiento predictivo… merece la pena?.

No es fácil la respuesta porque no podemos cuantificar lo “no sucedido”. No se puede saber cuantas averías y costes derivados se han evitado una vez se implanta un mantenimiento predictivo. Por tanto no lo podemos contrastar en muchos casos con el coste invertido en su implantación.

Sin embargo vamos a tomar un ejemplo real contrastado. Una empresa que cuenta con un parque total de 60 motores en funcionamiento a lo largo de 20 años.  Son motores de corriente continua con gran actividad y elevado nivel de exigencia. Tamaños desde 132 a 315 altura eje. Desde 40 a 500 kW.

* La imagen no corresponde a la empresa citada en el ejemplo analizado

A pesar del mantenimiento predictivo que llevan a cabo, anualmente tienen que soltar una media de 10 motores para  reacondicionar o reparar. Podemos decir por tanto que tienen 10 intervenciones/año de carácter preventivo ó correctivo.

Es evidente que el tipo de intervención y por tanto el coste de cada una será muy distinto dependiendo de cada motor y su estado. Pero vamos a tomar una media por motor, ya que a lo largo de tantos años y tantas intervenciones se puede considerar una estimación razonable. Le llamaremos X (€/motor).

 

 X= coste medio de intervención sobre cada motor por diversas causas; reacondicionamiento, reparación… (preventivo ó correctivo)

 

Pues bien, si el coste anual en preventivo y correctivo es 10X (€), el coste total de realizar el mantenimiento predictivo a todos los motores comprobamos que supone 3X (€) para esta empresa. Siempre con el mismo proveedor de estos servicios, en este caso Motorlan mediante el servicio de Diagnosis en campo.

Por tanto supone un 30 % más, como mucho, sobre el presupuesto de mantenimiento preventivo y correctivo, digamos “inevitable”, que ya requieren sus motores. Lo que no podemos saber es cuanto se ahorra en averías (mto. correctivo) con ese 30 % invertido en mantenimiento predictivo. Ya que es lo «no sucedido», lo que no se puede conocer ni evaluar.

Son valores muy particulares para un caso muy concreto en un entorno de trabajo muy exigente. No se pueden considerar extrapolables a ningún otro caso. Pero aun así puede ser un ejemplo significativo.

La pregunta inicial no queda respondida, se transforma tal vez en esta otra para este caso: ¿Merece la pena arriesgarse a no minimizar el riesgo de tener más de 10 intervenciones al año por ahorrar un 30 % del coste total de mantenimiento?. Con el predictivo no podemos garantizar que no surjan nunca más de 10 intervenciones/año, pero si desde luego minimizar ese riesgo lo máximo posible controlando el estado de los motores periódicamente.